Skip to content

Consecuencias imprevistas: ¿son responsables determinados estilos de pensamiento?

Aquí en el Reino Unido, en octubre de 2015, el gobierno introdujo una política por la que todas las grandes tiendas cobran 5 peniques por las bolsas de un solo uso. La fuerza impulsora de esta política fue la gran cantidad de bolsas de plástico de un solo uso que había en el medio ambiente, no sólo ensuciando, sino suponiendo un peligro real para la fauna salvaje debido a que enredaban a las criaturas y eran confundidas como fuente de alimento por aves y mamíferos acuáticos. El objetivo de la política era reducir significativamente el número de bolsas de un solo uso y, en consecuencia, el total de plástico fabricado y entregado a los compradores, ya que éstos pasaban a utilizar en su lugar bolsas de larga duración (las llamadas bolsas para toda la vida).

En 2017, se hizo una revisión de los 12 meses anteriores para ver si la política había funcionado. A primera vista parecía que sí: el uso de bolsas de un solo uso se había reducido en una quinta parte. Sin embargo, un análisis más profundo del uso de bolsas de plástico en general fue menos tranquilizador. De hecho, parece que mucha gente utiliza las bolsas de por vida igual que las de un solo uso. Es más, la mayoría de las bolsas de por vida vendidas eran también de plástico de un tipo mucho más pesado, por lo que, de hecho, como admitió el director gerente de un supermercado, a pesar de una reducción general del número de bolsas vendidas, ¡la cantidad de plástico utilizada en general había aumentado!

También es cierto que las bolsas de un solo uso son totalmente reciclables (no todas las bolsas de por vida lo son) y todos los grandes supermercados las aceptarían de vuelta para enviarlas a reciclar. El verdadero problema era que mucha gente no las reciclaba y, por tanto, las bolsas se desechaban en el medio ambiente a través de los vertederos y la basura. Mucha gente no sabía que los supermercados los aceptaban de nuevo para reciclarlos. Además, el coste adicional de las bolsas para toda la vida y su falta general de calidad hicieron que no se valoraran como significativamente diferentes de las bolsas de un solo uso. Por tanto, el verdadero problema parece estar más relacionado con la concienciación y el comportamiento de la población que con las bolsas de un solo uso en sí.

Entonces no fue un éxito. Una consecuencia imprevista.

Cuando leí sobre esto, no pude evitar preguntarme qué estilos de pensamiento podrían haber estado detrás de esta política. ¿Hubo metaprogramas concretos que condujeron al desafortunado desenlace? Mi primera idea es que tal vez la política fue elaborada por personas con un metaprograma de detalles elevado. Esto podría llevar a centrarse en el problema inicial denunciado de las bolsas de un solo uso en el medio ambiente y así decidir que la pregunta a responder era «¿Cómo reducimos el número de bolsas de un solo uso que se reparten?». En cambio, las personas con un metaprograma de Concepto alto podrían haberse preguntado «¿Por qué hay tantas bolsas de plástico en el medio ambiente? La primera pregunta se centra firmemente en el problema muy concreto observado, mientras que la segunda trata de ver el panorama general. Quizá también haya una implicación del Procedimiento y las Opciones, ya que un estilo de pensamiento de Opciones es más consciente de la existencia de resultados alternativos y no necesariamente favorables.

Otro metaprograma que puede estar implicado es la dirección de la motivación. Es posible que la atención se haya centrado tanto en alejarse del problema de las bolsas de un solo uso, que se haya trabajado poco en las posibles consecuencias. En cambio, si nos hubiéramos centrado en avanzar hacia la reducción de la cantidad de plástico utilizado en las bolsas de la compra en general y el aumento del reciclado de las que se utilizaban, se podría haber evitado la situación en la que nos encontramos ahora.

Sé por experiencia que no es infrecuente que las políticas produzcan consecuencias imprevistas. Quizá una comprensión de los estilos de pensamiento sería útil a los grupos y comités de elaboración de políticas para evitarlos. También permitiría a estos grupos considerar los comportamientos que subyacen a dichos problemas.

Probablemente también hay otros metaprogramas en juego: ¿cuáles crees que fueron los estilos de pensamiento que subyacen a este desafortunado resultado? ¿Hay alguna que se me haya pasado por alto, o alguna forma en que las que he pensado podrían funcionar de otra manera? Como siempre, dame tu opinión en los comentarios de abajo.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MINDSONAR IN YOUR AREA

For certification training and other MindSonar events in your country, please see our international Distributors List.

SEAL

Only registered MindSonar Professionals are allowed to use this certification seal.

MINDSONAR GLOBAL

The MindSonar Registry is maintained by MindSonar Global.
Sterreschansweg 34, 6522GR Nijmegen, The Netherlands.
Chamber of Commerce Registration: NL-10142706

RELATED POSTS